Bitácora de un malabarista urbano: julio 2009

La magia de los pases

9:07 / Publicado por tOnYtO / comentarios (3)

Estaba en la ciudad de México entrando al metro para seguir recorriendo el distrito federal cuando vi a un chavo con clavas en su mochila, sin pensarlo dos veces fuí hacia él con un solo pensamiento en la cabeza "¡Unos pases!". Cuando me vió puso una expresión que denotaba un sentir parecido al mio. Esa es parte de la magia del malabar. No hace falta decir que terminamos jugando pases a la entrada del metro.

El simple hecho de que el malabar sea como "hacer matemáticas en tiempo real" bastaría para hacerme fan de esta disciplina, pero hay muchas otras cosas que disfruto, entre ellas es la posibilidad de jugar con alguien mas de manera activa. Jugar pases con clavas. Es algo que se vuelve tan "adictivo" que llega a causar el tipo de encuentros como el mencionado en el principio de esta entrada, personas que no se conocen entre sí pero que al ver la posibilidad de jugar pases entre si hace que se produzca un nexo inmediato, el tipo de nexo que causa la complicidad de tener un gusto en común. Recuerdo muy bien sensaciones muy parecidas cuando en bachillerato jugába hacky con diversas personas, pero la sensación de "vamos a jugar hacky" por alguna razón no fue tan fuerte en mi como lo es "vamos a jugar pases".

Actualmente el record de pases entre 2 personas es de 14 clavas entre Peter Kaseman y Darin Marriott, yo apenas ando con la mitad en pases, aunque el malabar es algo mas que números (aunque yo me incline mas hacia esa parte). Cuando juegas llegas a divertirte como lo hacías de niño, enseñas los trucos que tienes a tus amigos y ellos te muestran lo que han sacado mientras sonries y ejercitas tus brazos mientras 6 o 7 clavas van en el aire de aqui para allá y de allá para acá. Es un juego, es comunicación, es un deporte, es un arte... y todo eso de manera colectiva. Siempre me he inclinado por la colectividad en lugar de la competitividad.

Si las posibilidades existentes cuando esta jugando uno solo son muuuy grandes, al estar jugando dos se incrementan. Dos mentes trabajan mejor que una.Y si son mas de dos mejor. Los pases no solo son entre dos, se puede añadir un tercero, un cuarto y los que quieran puesto que también existen las posiciones. He llegado a jugar con mas de 10 y es como una fiesta, una reunión en donde las chelas se cambian (momentáneamente) por clavas.

¿Quién quiere echarse unos pases?

Un comercial : Este sábado, 25 de julio de 2009 de 9 am a 8 pm se realizará el 1º Encuentro de Malabaristas y Artistas de Circo del DFen la Carpa de Mente, frente al múseo Anahuacalli de Diego Rivera, San Pedro Tepetlapa, Coyoacán. $120 pesos costará el evento y dará derecho a participar en los talleres que se darán.

Malabareando se entiende la gente

Etiquetas: , ,
Se ha producido un error en este gadget.