Bitácora de un malabarista urbano: mayo 2009

La mejor lección que me ha dado el malabar

16:04 / Publicado por tOnYtO / comentarios (2)

Cuando llegué hoy al semáforo donde chambeo me topé con un golero (o sea, una persona que maneja los golos) en una de las esquinas haciendo su show, al verlo recordé los tiempos cuando inicié tanto en el malabar como en los semáforos puesto que precisamente fueron los golos el primer instrumento del que quede prensado. Dejé de jugarlo dado que comencé a dedicarme a las clavas y en cierto modo llegan a absorber.

Antes de malabarear yo me consideraba alguien incapaz de lograr cualquier tipo de coordinación, era una de las cosas que consideraba "no estar hecho para eso". La primera vez que ví jugar los golos a uno amigo lo vi como algo "cool" pero nunca pensé siquiera lograr controlarlos (aunque lo intenté en algunas ocasiones), en ese tiempo (no se si ahora también lo sea) el hecho de mover algún instrumento como cadenas, bastón ó golos daba cierto "prestigio" en eventos como los raves.

Un día me decidí a aprenderlos y me puse a practicar algunas horas al día hasta lograr mantener el golo en el aire, quedé sorprendido de haberlo logrado pues había logrado hacer algo "para lo que no estaba hecho". Me había superado a mi mismo. Esa es la mejor lección que he aprendido en el tiempo que llevo metido en el mundo del malabar.

"Tu puedes hacer todo lo que quieras" es un dicho que todo el mundo en algún momento ha escuchado y a pesar de que en cierto modo las personas lo tienen como cierto al mismo tiempo cada una en particular siente que "no esta hecho" para tal o cual cosa (Una de las tantas contradicciones del pensamiento humano en general). Cuando te metes de lleno a algún deporte o actividad te puedes llegar a dar cuenta de lo equivocado que estabas al pensar que hay cosas para las que no estas hecho, si yo pude lograr mantener 4 objetos en el aire yo creo que tu puedes lograr hacer eso "para lo que no estas hecho".

El futbol, el karate ó practicamente cualquier actividad deportiva tiene los principios de los que hablo : la disciplina y la constancia logran que uno pueda llegar a la meta, y no solo en el deporte en cuestión (solo traslada todas las horas de entrenamiento deportivo a entrenamiento para la meta que gustes).

Desde mi punto de vista el malabar tiene un plus que te lo hace ver mas claramente, pues al ser una disciplina en la que se conjunta coordinación, agilidad física y agilidad mental te llegas a dar cuenta de que todo es malabar. El hecho de tocar un instrumento es seguir las pautas del malabar, hacer figuras con las manos y coordinar tu mente con tu cuerpo. Jugar futbol es hacer malabares con una pelota y los pies. Escribir en el teclado es coordinar tus manos y tu mente para saber exactamente donde apretar cada tecla. Todo es malabar. Todos pueden aprender a malabarear. Cualquier persona puede hacer lo que quiera.

Malabareando se entiende la gente.

Mi producto.

14:26 / Publicado por tOnYtO / comentarios (2)

Mientras malabareo en el semáforo a veces me pregunto que respondería si alguien me preguntara cual es el servicio que ofrezco. Tratando de encontrar una respuesta me planteo otra pregunta ¿Que pensarán los automovilistas que me dan una(s) moneda(s)? Cada respuesta a esa pregunta es un producto.

Ofrezco un poco de diversión en medio del caótico ambiente de la ciudad. Brindo la oportunidad de sentirse altruistas a la gente. Hago sonreír a niños (y así tal vez dar un poco de paz a los padres). Doy el ejemplo de que la dedicación y el ingenio pueden sacar a alguien adelante sin necesidad de lastimar a otros. Hasta sirvo de ejemplo para padres que les piden a sus hijos el seguir estudiando (para que no acaben malabareando en un semáforo). Soy todo un mercader de sensaciones.

Y lo mejor de todo es que no tienen que darme una moneda si no quieren, también me encanta recibir comida (la fruta es lo mejor) o cualquier objeto (o sustancia) con la que gusten cooperar. Las sonrisas cuentan. Incluso una mirada de desprecio me hace sentir bien por ser a quien se la dan y no quien la da.

Malabareando se entiende la gente.

Etiquetas: ,

Presentación

22:09 / Publicado por tOnYtO / comentarios (2)

Ha pasado algún tiempo desde la primera vez que escribí un post de bienvenida para un blog y aunque han cambiado las circunstancias (y obviamente yo mismo también) siento todavía ese peso que se siente por tener que presentar en un solo texto todas las ideas que te hicieron decidirte a comenzarlo. Lo mas fácil creo que es el señalar concretamente de que va esto y pues eso haré.

En este blog trataré de plasmar las reflexiones y anécdotas vividas desde la perspectiva de una persona que en estos momentos de su vida hace malabares en un semáforo para ayudarse a subsistir en la ciudad de Xalapa. Esa persona soy yo.

La selección de palabras que hice pudieran hacer pensar que la vida que relataré es trágica (¿Acaso la vida misma no lo es? :P), sin embargo la realidad es otra. Ya la irás conociendo a lo largo de este blog.

Relataré brevemente la historia de como llegué a malabarear a los semáforos.

A los 17 años me salí de casa de mi madre para buscar una vida independiente comenznado a trabajar haciendo sitios web en una agencia de publicidad en Veracruz, puerto. En esa ciudad y ese ramo me desempeñé hasta los 22, después un gran amigo (en paz descanse) me consiguió un trabajo en un puerto de Pemex en Paraíso, Tabasco. Estuve 2 años auxiliando en el control de obra y cuando por fín terminé de trabajar en Tabasco regresé a Veracruz donde comencé a trabajar de manera freelance en el desarrollo de sitios web. Fue ahí, a mis 24 años, donde conocí el malabar. A los 25 me vine a vivir a Xalapa. Ahora aquí estoy.

Diariamente cuando me encuentro dando mi pequeño "show" en el semáforo me encuentro con automovilistas que me observan con cierta altanería, como viendome como alguien inferior. No los culpo, si me ven haciendo malabares bajo el sol mientras ellos están cómodamente en sus carros por supuesto que en ese momento tienen cierta superioridad sobre mi, lo que les falla en su lógica es la falta de perspectiva. La mayoría de ellos trabajan de 6 a 10 horas productivamente... para el disfrute y ganancia de su jefe. Yo no. Con eso no quiero hacerme ver como mejor que ellos, ¿Porqué lo sería? Si me asoleo casi todos los dias por unas cuantas monedas que apenas y me alcanzan para comer, que por cierto es lo único que mi cuerpo necesita para subsistir. Lo que trato de decir es que no creo ser menos que nadie por el hecho de haber decidido conseguir mi alimento malabareando en un semáforo. Tampoco mejor (Aunque en cierto modo si me siento mas cómodo). No es que lo vaya a hacer toda la vida, tampoco. Aunque si así fuera ¿Sería algo malo?

Por alguna razón había tratado de justificar el hecho de que mi única actividad renumerante sea el "semaforear", en el párrafo anterior ahay algo de eso, pero creo que después de todo no tengo que justificar nada. Incluso pienso escribir acerca de ello. Para eso inicié este espacio.

Pero no todo será acerca de la parte renumerante, también escribiré sobre malabar. Si no por nada lleva la palabra "Malabarista urbano" el título de este blog. Si entraste aquí buscando cosas acerca de malabar (y te aburriste un poco de tanto bla bla bla sin numerología) también las encontrarás. Tengo que admitir que soy muy novato (Apenas ando comenzando con 4 objetos) pero también apasionado.

En fin, he alargado mucho la presentación, ya tendré mas tiempo para escribir en el dia a dia.

Malabareando se entiende la gente.

Etiquetas: , ,
Se ha producido un error en este gadget.