Bitácora de un malabarista urbano: 2010

La vida es un malabar

12:05 / Publicado por tOnYtO / comentarios (1)

Entre los diversos grupos con los que comparto una afición en común uno de los que más me agradan son los malabaristas, la gran mayoría de ellos no tienen ese afán competitivo (hay algunas excepciones por ahí, pero son minoría) y solo malabarean por el simple afán de divertirse y disfrutar este arte. Hay de diversos tipos y estilos: circenses, deportivos, urbanos y unos muy raros que no sabría cómo clasificar.
Entre las varias charlas sobre malabar que he tenido con la banda con que juego (o jugaba más bien, últimamente no tengo mucho tiempo para malabarear ) alguna vez hicimos una lista de beneficios de malabarear y sus múltiples usos (Puede ser un trabajo, un hobbie, un deporte, un arte o una actividad de relajación entre otras cosas). El malabar también ha sido uno de los ejemplos que doy al hablar de mis hipótesis acerca de lo rápido que evolucionan las actividades y pensamientos humanos en la era de la masividad, al menos en grupos específicos. Los videos amateur y los malabaristas actuales superan en gran medida a los de hace unos años y en este siglo el malabar ha mejorado mucho más que en toda su historia (De la cual me encargaré de trabajar para su difusión)
El malabar es como la vida, la vida es como un malabar. La pasión y el relajamiento que te da cuando lo practicas solo. La parte social, de grupo y pertenencia, que surge cuando lo practicas en grupo. El hecho de ofrecer una manera de mantenerse “fuera” del sistema para sentirte libre. Tantas cosas se combinan con esto creando algo muy completo. El malabar combinado con música, el malabar como arte escénico, el malabar como deporte. La vida es mucho, el malabar también.
En mi último viaje al DF me encontré por casualidad con unos amigos artistas circenses que dieron un show en el Zócalo de la ciudad. Que extraordinario fue ver como se han superado dando un show profesional y muy bueno, el cual fue recibido muy bien por el público. Una lástima que no pude jugar con ellos un rato.

Tenía rato que no escribía por aquí y me dieron ganas. Sigan malabareando.
Malabareando se entiende la gente.

Etiquetas: , , ,

El malabar como la música

21:11 / Publicado por tOnYtO / comentarios (1)

Estaba leyendo esta entrevista a Monika Hauser (ginecóloga activista en favor de mujeres violadas) y cuando llegué a la parte donde le preguntan como mantiene el equilibrio al estar trabajando entre tanto caso tan espeluznante recordé cuando hace unas semanas entré en una depresión de la que me costó un poco salir.

Al igual que Monika Hausser descubrí que tener un hobbie ayuda mucho contra el stress, en su caso es tocar el saxofón y en mi caso el malabar. La dura represión que ha ejercido el estado mexicano contra muchos movimientos sociales me ha tenido mantenido con un alto nivel de stress y solo cuando me puse a reflexionar el porqué no podía controlar la depresión y el stress me di cuenta que no había malabareado en varios días.

Cuando estoy malabareando mi cuerpo se suelta, mi mente vuela entre números(numerología) y objetos (pelotas o clavas) y se apodera de mi una pasión que relaja todo mi ser. Es la actividad perfecta para lograr un equilibrio mental en muchos sentidos. Y se complementa perfecto con la música. Jugar pelotas se sienta tan bien con Calle 13 como con Radiohead o Emir Kusturica. Al igual que la música, en el malabar interviene mucho el ritmo. Algunos trucos cambian al igual que la velocidad y tal vez hasta el estilo pero la hipnosis es tal que llegas a perderte en un mar de sensaciones y pensamientos de diversa índole.

Nunca quiero dejar de malabarear y mas aún no puedo dejar de hacerlo, es parte del equilibrio con que puedo seguir manteniendome tranquilo frente a un mundo que considero muy hostil con las personas como yo. El malabar es ciencia, deporte, hobbie, movimiento social, arte y muchas cosas más.

Malabareando se entiende la gente

De regreso al semáforo

14:07 / Publicado por tOnYtO / comentarios (2)

Ya tenía algunos meses de no aparecerme por aca, prácticamente desde que entré a trabajar a un diario y dejé de ir al semáforo, pensando que con el sueldo que me ganaba me iba a alcanzar bien para mis gastos. Fue una decisión fácil, me costó convencenrme que a pesar de lo mal que yo vea las relaciónes laborales en el sistema económico actual me era necesario conseguir trabajo. En su momento estuvo bien, venía saliendo de una operación y no podía hacer gran cosa. Hace unas semanas regresé a trabajar al semáforo, el trabajo resultó ser igual a las malas experiencias que he tenido. El patrón resultó tener la fiabilidad de un político... de hecho según se quiere lanzar como candidato a no se que en las elecciones que vienen. No pagaba a tiempo y ni siquiera daba la cara, parecía que no le importara su diario (El cual por cierto es solo un negocio sin ninguna vocación periodística).

Después de darle dos oportunidades decidí salirme definitivamente. Y volví al semáforo. Como no había dejado de practicar (Desde diciembre me mudé aun departamento donde puedo entrenar bien en mi sala, pues tiene una buena altura para lanzar 4's y 6's con clavas y hasta 8's y 9's en pelotas) comencé a limpiar una rutina (próximamente subiré un video para que la vean) y no me ha ido tan mal. En estos tiempos de crisis económica, política, ambiental y no se que tantas mas crisis el empleo informal es mas cómodo, seguro y eficaz para la subsistencia. Claro que tiene sus contras, pero son las mismas contras que tiene la mayoría de los empleos actualmente.

Los empleos que dan seguridad social regularmente son mal pagados y muy exigentes (como si el hecho de trabajar fuera una ayuda del patrón, algo absurdo viendo que precisamente los trabajadores son los que hacen ganar a los patrones) y aquellos que dan una paga medianamente buena no tienen seguridad social y muchas veces ni siquiera seriedad en el pago. Hace poco leí Aquí acerca de como el crimen organizado es una tentación grande para la juventud en los sitios mas conflictivos, con este tipo de subempleos que existen no me sorprende. Las oportunidades para los nuevos profesionistas son casi nulas, ¿Que se espera para los no profesionistas?.

He vuelto al semáforo y será para quedarme un buen rato. Incluso le haré caso al buen Echevería y trataré de sacar un personaje para mejorar el show que doy allí. Me encanta malabarear y me gusta el ambiente que a veces se genera en el semáforo, pero me da tristeza el hecho de hacerlo mas por necesidad que por gusto. Pobre México que desperdicia a sus jóvenes entre sangre, ignorancia y represión.

"Mientras mas pobreza hay, mas alegria se ve, en las calles hay color..."

Etiquetas: , , ,
Se ha producido un error en este gadget.