Bitácora de un malabarista urbano: noviembre 2010

La vida es un malabar

12:05 / Publicado por tOnYtO / comentarios (1)

Entre los diversos grupos con los que comparto una afición en común uno de los que más me agradan son los malabaristas, la gran mayoría de ellos no tienen ese afán competitivo (hay algunas excepciones por ahí, pero son minoría) y solo malabarean por el simple afán de divertirse y disfrutar este arte. Hay de diversos tipos y estilos: circenses, deportivos, urbanos y unos muy raros que no sabría cómo clasificar.
Entre las varias charlas sobre malabar que he tenido con la banda con que juego (o jugaba más bien, últimamente no tengo mucho tiempo para malabarear ) alguna vez hicimos una lista de beneficios de malabarear y sus múltiples usos (Puede ser un trabajo, un hobbie, un deporte, un arte o una actividad de relajación entre otras cosas). El malabar también ha sido uno de los ejemplos que doy al hablar de mis hipótesis acerca de lo rápido que evolucionan las actividades y pensamientos humanos en la era de la masividad, al menos en grupos específicos. Los videos amateur y los malabaristas actuales superan en gran medida a los de hace unos años y en este siglo el malabar ha mejorado mucho más que en toda su historia (De la cual me encargaré de trabajar para su difusión)
El malabar es como la vida, la vida es como un malabar. La pasión y el relajamiento que te da cuando lo practicas solo. La parte social, de grupo y pertenencia, que surge cuando lo practicas en grupo. El hecho de ofrecer una manera de mantenerse “fuera” del sistema para sentirte libre. Tantas cosas se combinan con esto creando algo muy completo. El malabar combinado con música, el malabar como arte escénico, el malabar como deporte. La vida es mucho, el malabar también.
En mi último viaje al DF me encontré por casualidad con unos amigos artistas circenses que dieron un show en el Zócalo de la ciudad. Que extraordinario fue ver como se han superado dando un show profesional y muy bueno, el cual fue recibido muy bien por el público. Una lástima que no pude jugar con ellos un rato.

Tenía rato que no escribía por aquí y me dieron ganas. Sigan malabareando.
Malabareando se entiende la gente.

Etiquetas: , , ,
Se ha producido un error en este gadget.